Cuando miramos cómo se estructura la economía en la América de hoy, las corporaciones están ganando más poder, los ricos se están haciendo más ricos y las familias normales tienen que luchar con uñas y dientes para alcanzar cualquier tipo de progreso. Aquellos en la parte superior están viendo a los trabajadores nadar río arriba para lograr resultados mientras se llenan sus bolsillos con más y más dinero en efectivo corporativo.

Es hora de que esto termine. Es hora de cambiar las reglas y hacerlas funcionar para la mayoría de nuestro país, no sólo para los más ricos. Es hora de que los Americanos no sean robados para que las corporaciones puedan beneficiarse.

América es mejor. 

Es hora de tener un mejor trato.

La forma en que funciona ahora es la siguiente: Las empresas tienen enormes lagunas fiscales que les permiten acumular dinero para aquellos que están en la parte superior sin compartir lo suficiente con los trabajadores. La decisión de Citizens United permitió a las corporaciones seguir jugando una gran mano en la financiación de los políticos - por lo que siguen entregando el dinero a los republicanos. Entonces esos republicanos mantienen felices a sus amigos corporativos súper ricos protegiendo esas lagunas fiscales, lo que significa que toman decisiones que mantienen a aquellas compañías y personas súper ricas, y a la vez deterioran a la familia trabajadora normal.

Es un círculo vicioso que perjudica a los estadounidenses que trabajan duro. Pero esto no tiene que ser nuestra realidad.

Podemos reconstruir un gobierno que ponga a los trabajadores en primer lugar. Y así es como lo haremos:

Construiremos un mejor futuro para todos nosotros

Podemos hacer crecer nuestra economía y poner a los trabajadores en primer lugar. Debemos homenajear a las compañías patrióticas que invierten en su gente y se enfocan en la capacitación laboral; además, incentivando a las compañías para hacer lo correcto, podemos hacer crecer nuestra economía y fomentar la innovación. Cada americano, sin importar dónde viva, debe tener las herramientas que necesita para tener éxito en la nueva economía. Eso significa tener banda ancha de alta velocidad, una mejor formación para los puestos de trabajo del futuro y un empleador que les permite participar en los beneficios que crean.


Haremos más fácil que usted ahorre lo que gana

Muchas familias luchan para pagar sus cuentas cada mes, y sus costos siguen subiendo y subiendo y subiendo. Sus salarios tienen que subir, e igualmente importante, sus cuentas necesitan bajar.

Podemos reducir el precio de los medicamentos recetados. No más elegir entre pagar por un medicamento o pagar por una comida - necesitamos ser capaces de mantenernos saludables sin vaciar el banco. Haremos posible que Medicare negocie el precio de los medicamentos y reprimiremos a las compañías farmacéuticas que aumentan los costos de los medicamentos recetados.

Podemos asegurarnos de que cada trabajador tenga licencias pagadas por enfermedad y familiares. Muchas personas están haciendo malabares para ocuparse del trabajo, del cuidado de los niños y de los padres ancianos. La gente no puede pagar sus cuentas si tiene que tomar tiempo sin remuneración para cuidar a un hijo enfermo o llevar a un anciano miembro de la familia al médico.  Y nadie debe ser obligado a estar de pie en el trabajo cuando está gravemente enfermo sólo para asegurarse de que puede alimentar a su familia. Es hora de que nuestros lugares de trabajo trabajen con los empleados y sus vidas, no contra ellos.

Podemos llevar la competencia de vuelta a nuestra economía mediante la represión de los monopolios gigantes y mega-corporaciones que están apretando a las familias estadounidenses y dando la espalda a los puestos de trabajo de América. Muchas pequeñas empresas no pueden salir a flote porque las grandes empresas han manipulado las reglas a su favor. A medida que las empresas gigantes se fusionan y se hacen aún más grandes, millones de estadounidenses han perdido sus empleos, y las comunidades rurales y los centros urbanos han quedado vacíos.  Y tenemos que aprobar leyes de neutralidad de la red para que ningún negocio en crecimiento o familia tenga que pagar extra sólo para obtener un servicio de Internet adecuado.


Aumentaremos los salarios y crearemos más trabajos

Podemos crear 15 millones de nuevos puestos de trabajo bien remunerados. Todo lo que tenemos que hacer es comprometernos a finalmente reconstruir la infraestructura desmoronada de América. Al reconstruir nuestra infraestructura podemos llevar a nuestras familias a sus trabajos de manera más rápida, segura y sin estrés. La reconstrucción de nuestra infraestructura también creará nuevas oportunidades para que las pequeñas empresas se expandan y nos ayudará a construir ciudades más inteligentes y más resistentes. En el proceso de arreglar lo que está roto con nuestra infraestructura, podemos crear millones de empleos que ayudarán a hacer crecer nuestra economía.

Podemos nivelar el campo de juego en el comercio. En este momento, no estamos haciendo nada para hacer cumplir las leyes comerciales que protegen a los estadounidenses trabajadores, y en lugar dejamos que intereses especiales y corporaciones dominen nuestro sistema comercial. Los trabajadores americanos son los mejores del mundo, y pueden competir con cualquiera, siempre y cuando la baraja no se acumule contra ellos. Tenemos que poner fin a las políticas comerciales que socavan a los trabajadores americanos y han llevado a millones de fábricas al extranjero. Y tenemos que acabar con las empresas que inundan los mercados de los Estados Unidos con productos baratos producidos en países que engañan a las normas comerciales y socavan a nuestros trabajadores.